Países

Las Escuelas Taller en América Latina surgen a inicios de la década del noventa en el siglo pasado, con el apoyo decidido de la Cooperación Española, en un esfuerzo por desarrollar competencias laborales en la restauración del patrimonio histórico de la región, compartiendo su experiencia en enfrentar el desempleo y el abandono de edificios públicos.

Desde entonces hasta la fecha, las escuelas taller se han multiplicado, aunque en el camino unas desaparecieron dejando una rica herencia, otras han surgido y levantado las mismas banderas, orientadas a dar capacidades a jóvenes en riesgo de exclusión social, formándoles en un área técnica que mejore sus condiciones para la inserción laboral.

Aunque desde sus inicios, las escuelas taller en Latinoamérica y el Caribe, siguieran el modelo español, a lo largo de los años, han adquirido una serie de características propias, como son :

  • Vinculación a instituciones y planes locales de desarrollo centrados en la puesta en valor del patrimonio cultural y colectivo, en especial arquitectónico y urbano.
  • Continuidad y permanencia en el tiempo, por encima de la duración de cada proyecto de patrimonio asociado.
  • Participación de las instituciones locales en la financiación de las Escuelas.
  • Apropiación local, ya que todo el personal de las escuelas es local,
    contribuyendo así a la sostenibilidad técnica del proyecto;
  • Reconocimiento oficial de los programas formativos en la práctica por la totalidad de los países.
  • Elevado índice de inserción laboral de las y los egresado.

La formación en las escuelas taller es teórico-práctica y responde a la metodología APRENDER HACIENDO. El tiempo destinado a la práctica, aunque  varía de unas a otras, suele ocupar al menos el 70% del tiempo formativo total.

Ingresa a estas secciones y conoce los programas de las Escuelas Taller de América Latina y El Caribe:

Países