Portada Grupo tematico Cocinas tradicionales El universo cultural de las cocinas tradicionales: caso Colombia

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó Avatar Red Escuelas Taller hace 1 año, 1 mes.

  • AvatarRed Escuelas Taller
    Jefe de claves

    El universo cultural de las cocinas tradicionales: caso Colombia

    La identidad de un grupo humano está estrechamente ligada a sus hábitos alimenticios. La cocina y el consumo de los alimentos es quizá el principal generador de espacios de socialización de las personas. Las tradiciones culinarias y alimenticias, como patrimonio cultural, son colectivas, es decir, pertenecen o identifican a un grupo social particular (colectividad/ comunidad) y se transmiten de generación en generación como un legado, tradición cultural o parte de la memoria colectiva.

    En Colombia, las “colonias regionales o municipales”, conformadas por inmigrantes internos del país, en ciudades como Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla o Cartagena, por mencionar algunas, se reúnen en lugares o restaurantes que llevan muchas veces el nombre de su región o localidad de origen, así como en eventos familiares y festivos en los que preparan y consumen sus platos tradicionales. Lo mismo sucede con los colombianos en el exterior, razón por la cual la importancia del legado cultural culinario puede estudiarse en las comunidades migrantes que valoran, recuerdan y recrean las tradiciones culinarias como un elemento de su identidad y unidad simbólica a una nación, región o localidad. En otras palabras, la comida es una marca indeleble de identidad cultural.

    La cocina tradicional es un hecho cultural, una tradición viva que se transmite entre generaciones. Son conocimientos, prácticas y tradiciones cotidianas que se recrean constantemente, de manera presencial, por la experiencia y mediante la comunicación oral.

    La cultura culinaria está imbricada en la memoria colectiva y, no obstante estar nutrida de saberes y prácticas que vienen del pasado, la cocina siempre está resignificando este legado, actualizándose con la adopción de nuevos ingredientes, técnicas y sabores. La relación entre tradiciones culinarias y su práctica le imprime una dinámica particular a las cocinas tradicionales, y se constituye en un medio de expresión de la creatividad y del ingenio de las comunidades y las personas. Las tradiciones culinarias no están cristalizadas o fijas en el pasado. No obstante estar la cultura culinaria cimentada en la tradición de los pueblos, las prácticas culinarias cambian con el tiempo, viajan de un lugar a otro con las familias que migran, se adaptan a nuevos contextos productivos y adquieren particularidades regionales y locales.

    El carácter colectivo de las tradiciones culinarias pone en escena a la comunidad como sujeto colectivo (creador colectivo), de tal manera que nadie puede arrogarse la autoría o propiedad intelectual del ajiaco, del mute santandereano o la lechona tolimense. Esto, sin embargo, no niega el papel y los derechos de los cocineros que recrean las recetas en sus casas, puestos de comida o restaurantes, e innovan a partir de lo tradicional. Las cocinas tradicionales están llenas de historia, sentido y símbolos que, de acuerdo a cada región, comunidad o grupo étnico, generan un profundo efecto cultural de identidad y pertenencia. Esta valoración de las cocinas como referentes culturales hace que las tradiciones culinarias sean consideradas como un patrimonio que debe ser reconocido, transmitido y salvaguardado en beneficio de las generaciones del presente y del futuro.

    Política para el conocimiento, la salvaguardia y el fomento de la alimentación y las cocinas tradicionales de Colombia. Cap. 2

    Ministerio de Cultura – Dirección de Patrimonio Link

Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.